martes, diciembre 05, 2006

Polémica sobre el Concurso de Carteles

Ya se dijo una vez, pero se vuelve a decir si hace falta.

Por causas ajenas a La Fonográfica General el pasado viernes 24 se tuvo que cancelar parcialmente la Pinchada con Pincho en la que se hacía exposición pública de todos los carteles participantes en el Concurso de Carteles de La Fonográfica General. Lo sentimos mucho. De verdad que si. Por la poca antelación con la que se anunció (no pudo ser de otra manera por culpa de las circunstancias) y porque nos quedamos sin escuchar los discos de Mario.

La dinámica con este concurso había sido hasta entonces de la siguiente manera.

En su día se convocó un concurso para que participara el que quisiera, rigiéndose o no por unas bases (que podéis leer aquí).

La fecha límite de entrega de los trabajos se fijó (sin motivo) el 15 de septiembre. Hasta ese día se presentaron 23 carteles. Muchos de esos carteles se presentaron de forma anónima o con seudónimo, otros sin ninguna de las dos cosas, otros aunque se presentaron con nombres y apellidos prefieren permanecer anónimos y a otros todo eso les da igual. Algunas personas han comentado que les apetecería (por la razón que sea) saber quien ha hecho cada cartel. La Fonográfica General, lamentablemente, no puede (ni quiere) hacer nada a ese respecto (de la gran mayoría de los autores de los carteles sólo se conoce una dirección de correo electrónico). Sin embargo, animamos a todos los que hayan participado en el concurso a que si lo desean digan cual cartel es el suyo y si quieren digan su nombre o lo que quieran.

El jurado de este concurso lo componían tres personas que se prestaron gustosamente a participar. Las tres personas lo han hecho alegremente, libres de prejuicios, sin esperar más que dar su opinión y porque se les preguntó si les apetecía. Si cualquier persona se hubiera prestado voluntaria a ejercer de jurado encantados le hubieramos dicho que "Por supuesto". Sucedió que nadie quiso sin pedir ser jurado, así que se lo pedimos a quien (sin motivo) nos pareció bien. Podían haber sido otros, pero fueron esos. La votación tuvo lugar entre el 1 y el 30 de octubre y se realizó del siguiente modo: cada persona del jurado otorgó 3 puntos al cartel que más le gustó, 2 al segundo y 1 al tercero. Sumadas todas las votaciones el resultado fue el que se puede ver aquí. Cada miembro del jurado valoró lo que le pereció oportuno valorar. Unos razonaron sus votaciones y otros no. En cualquier caso su decisión fue la que fue. Del mismo modo que a La Fonográfica General no le pareció importante cuestionar la autoría de los carteles tampoco le parece importante cuestionar la autoría de los votos. Aún así, si los que han ejercido de jurado lo desean pueden decir si quieren su nombre o lo que quieran.

Además de la votación del jurado, nos pareció divertido hacer una votación del público. Tal cosa consistiría en que todas las personas que asistieran a la Pinchada con Pincho (la que lamentablemente se tuvo que cancelar) votaran escribiendo sus preferencias (de manera anónima o poniendo su nombre o lo que quisieran) en un papel que se entregaría en dicha fiesta. Pero, como ya se ha dicho, tal fiesta no pudo realizarse como debiera y no pudo, por tanto, ni celebrarse como debiera la fiesta ni la votación (ni la pinchada, ni el bailar, ni el pimplar, ni nada). Ese día, las 20 personas que se acercaron a ver los carteles, cubrieron su papel y votaron. La "urna" donde introdujeron sus papelitos sigue allí como quedó ese día, y si esa fiesta se repite, quien venga podrá seguir votando. Luego se recontarían los votos de ambas fiestas y se sabría el resultado de la votación del público. Nos gustaría celebrar esta Pinchada con Pincho como es debido, la verdad. En caso de que no se haga nunca, no se fallará premio del público.

En cuanto a los premios, para este concurso, La Fonográfica General, en vez de otorgar un único premio al ganador o a los tres más ganadores, ha optado por otorgar premio a todos los participantes. Este premio consiste en un parche de La Fonográfica General que les llegará a sus casa cuando esté hecho. Iba a ser una sorpresa, pero ya no lo es.

No ha habido ni tongo, ni trampa ni cartón.

Por supuesto, nos encanta que cada uno diga lo que le parezca, sobre el modo en que se ha realizado el concurso, sobre lo que le gustan o no los carteles, sobre la decisión del jurado o sobre lo que quiera. Por lo demás, esperamos haber aclarado todas las dudas.

Vaya chaspa, chavales.

8 comentarios:

alu dijo...

jajaja

los míos son los de clin y el de travolta!!

existen tambien los premios a la peor película... no?

chrot dijo...

Sí, claro, y al peor corte de pelo, y al disco más AOR, y al mejor conjunto de ropa interior...
Hay premios de todo tipo, sólo hace falta saber de qué tipo de premios hablamos, no?

alu dijo...

em...

yo pensaba en una postalita...

o en una medalla de cartón..

que ponga "y a la diseñadora mas mediocre y conflictiva:"

aunq el del mejor conjunto de ropa interior suena guay también...

warsaw dijo...

De acuerdo, te los damos los dos!!!

andrea dijo...

Yo me pido medalla de cartón y mola que haya polémica, así la cosa se aniiiima. Tb sugiero que colgueís el fanzine de El Edificio para que la gente se lo pueda descargar...

alu dijo...

: )

in between days´ man dijo...

Cuando la gente se expresa con libertad surgen posturas diferentes, y a veces opuestas.
Es natural, y es bueno que sea así, y hasta es bonito, por mucho que se empeñen algunos en un mundo de happy endings absurdo donde cuando las cosas acaban bien es como si acabaran mal por lo falso que es todo. Conversar, hablar, y discutir es lo que hace que nos entendamos, porque a base de silencios se puede decir mucho pero con corchetes lo único que se dice es nada, y nada no es mucho.

Seymour dijo...

Es que muchas veces se echa de menos que la gente exprese su opinión acerca de las cosas, y cuando a veces la gente dice lo que piensa, pues uno se siente muy feliz de ver que cada cual conserva su independencia.
Si expresar lo que uno piensa se convierte en una comida de polla pues eso, que no va, y decir lo que te gusta está bien, claro, y lo que no, y explicarlo. A que sí?
Como Chimo. Así, me gusta a mí.