miércoles, diciembre 20, 2006

Disculpas y agradecimientos

La cosa aconteció como sigue.

El pasado domingo 17 de diciembre, en Madrid, tuvo lugar la Fiesta Oficial de La Fonográfica General Nº 16, dentro de una especie de evento del "hazlo-tu-mismo" que se realizó durante ese fin de semana. Iban a tocar Los Punsetes y los Tres Delicias y podría ser una fiesta estupenda. Resultó al final una mierda de fiesta. Podía haber estado bien, incluso muy bien, pero resultó una puta mierda.

Todo lo que sucedió de bueno (tocaron los Tres Delicias, acudió mucha gente, se repartieron con la entrada singles, fanzines y chapas de La Fonográfica General, mucha gente mostró interés por lo que se hecho hasta ahora y animaban a seguir haciéndolo, mucha gente colaboró alegremente), todo lo bueno, decíamos, acabó cuando se decidió que Los Punsetes no podían tocar.

Los dueños del local donde se realizaba y gente de la organización del evento, llegados a un punto de la noche (21:45), justo después de la actuación de los Tres Delicias, decidieron que preferían mandar a Los Punsetes para casa sin tocar, después de haber paseado por Madrid sus instrumentos (una batería, un bajo, dos guitarras y sus correspondientes amplificadores), preferían joder al personal que arriesgarse a que los vecinos protestaran, se quejaran o llamaran a la policía. La organización del evento y los dueños del local decidieron que no podían tocar Los Punsetes. Los Punsetes cogieron sus instrumentos y su razonable cabreo y se fueron.

En primer lugar, La Fonográfica General asume la culpa como suya. Pedimos una vez más (y las que hagan falta) PERDÓN a Los Punsetes por todo lo ocurrido. Pedimos también PERDÓN a todos aquellos que se acercaron hasta allí sólo para ver a Los Punsetes y se tuvieron que ir sin 3 euros, con 3 números de un fanzine, con un single y habiendo visto el concierto de los Tres Delicias pero sin ver a Los Punsetes. Pedimos también PERDÓN a todos los que se acercaron allí a disfrutar de una fiesta y disfrutaron sólo de un concierto y un cabreo colectivo.

Decidimos colaborar con gente (la organización del evento directamente, y los dueños del local indirectamente) confiando en muchas cosas en las que quizá no debimos confiar. Dimos muchas cosas por supuestas. Nos convencimos de cosas de las que no estábamos seguros. Convencimos a otros de cosas de las que no estaban seguros. Hicimos las cosas mal y Los Punsetes fueron los más perjudicados.

Hemos aprendido que para LFG es difícil (por no decir imposible) colaborar con gente cuando existen diferencias de intereses (a pesar de que la base en la que esos intereses se asientan sea similar). Hemos aprendido que no se pueden dar cosas por entendidas, sino que hay que asegurarse de que se entiendan. Hemos aprendido que es mejor no hacer algo sino se está del todo seguro.

Muchas gracias a los Tres Delicias. Muchas gracias a toda la gente que echó una mano a pegar carteles, a repartir octavillas, a hablarle a la gente de la fiesta convenciéndola para que fuera, a descargar y cargar con amplificadores e instrumentos. Muchas gracias a todos los que se acercaron a la fiesta y disfrutaron sólo de la mitad. Y muchas gracias, muchas, a Los Punsetes, que son unas personas encantadoras.

Para los que no estuvieron en Madrid y no saben como se desarrolló la organización y la celebración de esta fiesta, podéis leer una descripción más o menos detallada en los comentarios.

6 comentarios:

La Fonografica General dijo...

La historia completa comienza en septiembre. Alguien de la organización contactó para ofrecer a LFG participar dentro de un evento que reuniría a personas o grupos de personas que hacen sus cosas (ropa, fanzines, libros, complementos, etc.) y las venden. En un principio dijimos que no podíamos participar porque LFG en realidad no vendía nada (ni singles ni fanzines). Más adelante se concluyó que sí que había una manera en la que LFG podía participar y era aprovechando la realización de ese evento y el local en el que tendría lugar para la celebración de una fiesta tal y como hasta ahora se habían celebrado. Es decir, un par de conciertos, entrada a precios populares, regalo de cosas con la entrada y todo lo recaudado se invierte en la edición de singles que se regalarán en próximas fiestas. Esto, así tal cual, es lo que tendría que haber sucedido.

A priori, parecía buena idea colaborar con gente movida por las ganas de hacer cosas y por un espíritu Do-It-Yourself. A algunos les pareció mejor y a otros peor, pero el optimismo acabó por convencer a la prudencia de que aquello podría salir bien.

De los grupos que colaboran de Madrid se le comentó a Los Punsetes que, tras concretar horarios, aceptaron encantados. Alguien de la organización sugirió la participación de los Tres Delicias, que tras conocer lo que LFG hacía y como lo hacía, aceptaron también encantados. Hasta aquí todo bien. Además de la organización del evento, LFG y los grupos, otra parte participante en todo esto eran los dueños del local. Estos, en contacto únicamente con la organización del evento, manifestaron su preocupación. Dentro del local nunca se habían celebrado conciertos, no sabían como reaccionarían los vecinos y tenían miedo de que pudiera aparecer la policía. Aún así, aceptaron celebrar los conciertos y se acordó que se intentaría controlar en lo posible el volumen y no sobrepasar exageradamente una hora. Se acordó, en definitiva, que tocarían los dos grupos, que lo harían sin probar sonido, que los harían durante como mucho 30 minutos, que se haría el cambio entre conciertos lo más rápido posible para no alargarse y que se controlaría en lo posible el volumen. La organización se lo comentó a los Tres Delicias, LFG se lo comentó a Los Punsetes y todo el mundo aceptó. No era lo normal, pero todos aceptaron. Por el camino surgieron dudas y cambios de planes. Que si dos grupos, que si uno sólo, que si los dos otra vez. Que si unos ponen el equipo, que si se alquila. Etc.

Varios días antes del concierto Los Punsetes se acercaron a ver el local. Los Tres delicias ya lo conocían. Los Punsetes vieron el local y conocieron a la organización. Por diferentes motivos aquello no les daba muy buena espina (cierta despreocupación y deferencia en el trato de la organización del evento hacia los Tres Delicias, lo ajustado de los horarios y el tiempo de actuación). De nuevo, el optimismo convenció a la prudencia de que todo iba a salir bien. La organización del evento aseguraba que todo estaba bien, que todo estaba hablado y asegurado.

El día antes del concierto todo parecía en orden. El mismo día concierto también.

Una hora antes de la hora de comienzo del concierto comenzaron a llegar los dos grupos para descargar los instrumentos. La zona donde estaba el local (Lavapies) es una zona restringida al tráfico y con zonas de aparcamiento sólo para residentes. Los grupos llegaron, descargaron y se tuvieron que ir a buscar aparcamiento (el parking más cercano, a escasos 100 metros del local estaba completo). El bajista de Los Punsetes llegaba tarde, así que se decidió que tocaran primero los Tres Delicias a pesar de que el orden iba a ser el inverso. Resultó que los Tres Delicias tuvieron lógicas dificultades para encontrar aparcamiento, por lo que tuvieron que comenzar a montar el equipo un poco más tarde. Al final, más o menos a las 21:15, los Tres Delicias comenzaron a tocar. Hicieron un concierto de puta madre. Cortito, pero intenso. El volumen era alto, pero tampoco podía estar más bajo. Tocaron más o menos 35 minutos. A las 21:45 había acabado el concierto. La dueña del local apareció antes de que Los Punsetes pudieran ponerse a montar su equipo para tocar diciendo que ya había habido suficiente. Que se acabó. Que no más. Que no se podían arriesgar, a pesar de haberse comprometido, a seguir con los conciertos. Un pequeño tira y afloja se zanjó con varios NO. La organización del evento y los dueños del local NO dejaban continuar con el concierto. Los Punsetes NO podían tocar. Se acabó la fiesta. En definitiva, una mierda.

MITO dijo...

La próxima fiesta es el sábado 23¿? Cómo va a ser se sabe algo¿?

Ánimo este año a seguir fonograficando al personal!!!!!!!

Regiones Devastadas dijo...

No, si a vosotros (yo personalmente), no os culpo de nada, de veras, porque se os ve una buena intención de cojones (tampoco al evento en sí, aunque sí que me dan MUY MALA ESPINA los gestores del espacio). Ahora, lo que tampoco podéis decir es esto:

"Pedimos también PERDÓN a todos aquellos que se acercaron hasta allí sólo para ver a Los Punsetes y se tuvieron que ir sin 3 euros, con 3 números de un fanzine, con un single y habiendo visto el concierto de los Tres Delicias pero sin ver a Los Punsetes..."

ni esto otro:

"Todo lo que sucedió de bueno (tocaron los Tres Delicias, acudió mucha gente, se repartieron con la entrada singles, fanzines y chapas de La Fonográfica General,..."

Lo primero, porque es MENTIRA, porque ni a mí ni a mis acompañantes nos regalaron single alguno (se lo regalaríais a vuestros conocidos, en todo caso). Y lo segundo, porque diciendo eso nos dejáis, indirectamente, por peseteros (ya ves, se llevaron un single y tres fanzines bajo el brazo... y encima rabian) a los que de buena fe acudimos a vuestra propuesta. Y eso (y sería algo de agradecer que nos tomásemos esa molestia) cuando nuestras quejas (la mía y me consta que alguna más) no fueron dirigidas a vosotros sino al email de los gestores (culturales) del espacio en sí.

Si os la han hecho, decidlo claro: "los de tal o cual sitio son unos mamarrachos impresentables". Lo que no se puede hacer es nadar y guardar la ropa.

Y ánimo, que una cosa no quita la otra.

ml2 dijo...

Un consejo, la próxima vez, si vas a alguna fiesta, llega tempranito,
que los regalos vuelan, es lo que tienen... :D
Ya ves, algunos han visto un concierto, se han llevado a casa un single, tres edificios y además se han tomado unas cañas con los 3 euros que pidieron se les devolviera...

La Fonografica General dijo...

Hola r.d.

Perdón por haber escrito eso de manera que hayas podido pensar que podíamos llamar a alguien pesetero. De verdad que no queríamos decir nada por el estilo. Sólo pretendíamos hacer enfasis en que el motivo principal que llevó a mucha gente a acercarse hasta allí no había sido ni el evento ni La Fonográfica General, sino Los Punsetes. Por eso podrían haberse sentido más molestos. De verdad que no pretendíamos dejar a nadie de avaricioso.

Con la entrada ese día regalamos los 3 números del fanzine y el single de Nixon. Es cierto que no todos los que entraron pudieron llevarse el single. Sólo pudimos entregar alrededor de 60 singles, porque eran todos los que quedaban. Es una putada, es verdad, para los que os quedasteis sin el. No pretendíamos tampoco crear una diferencia entre los que llegaban primero y los que no. Simplemente, de otras fiestas habían sobrado esa cantidad de singles y nos pareció bien regalarlos con la entrada (como venimos haciendo en otras fiestas) hasta que se acabaran. No estaba anunciado en el cartel porque se decidio a ultima hora, así que tampoco podíais saberlo. Lo sentimos.

Por otro lado, NUNCA regalamos a unos si y a otros no los singles con la entrada en función de si son o no conocidos. Sería una cosa muy fea hacer algo así. Los singles, así como los fanzines, las chapas o lo que sea que se regale, se regala con la entrada a cada fiesta. En algunas fiestas hay singles, en otras no. En unas hay cedes grabados, pegatinas y mandarinas y en otras lápices.

Gracias por los animos y por comentarnos todo esto. Esperamos que todo salga mejor la próxima vez.

ml2 dijo...

Discriminación! discriminación! A mi nadie me ha dicho hola después de mi comentario!!!
RD es tu amigo personal y por eso le respondes a el y no a mi???
Discriminación!!!!!
:D